Identidad latente

 

Arq. Ma. Graciela Torres de Pelli, Lic. Claudia Albarracín y Dis. Ana María Rodríguez

 

 

 

La arteria urbana considerada de recorrido histórico-patrimonial comprendida entre las calles 25 de mayo-9 de Julio, La Madrid, Congreso de Tucumán y Av. Sarmiento, constituye el marco urbanístico de los edificios institucionales y viviendas más importantes e identificatorios de San Miguel de Tucumán.

 

 

 

Figura 1- Plano del sector céntrico caracterizado como recorrido turístico-patrimonial.

 

Considerado como itinerario turístico y patrimonial su recorrido incluye tres plazas importantes de la Capital tucumana: en el centro histórico se sitúa la Plaza Independencia; hacia el sur la Plaza Irigoyen y hacia el norte la Plaza Urquiza.

 

Encontramos en el mismo recorrido los edificios más significativos de nuestra provincia. Entre ellos se destacan la Iglesia Catedral, la Iglesia San Francisco, la Iglesia Nuestra Señora de la Merced, y el Obispado, edificaciones de carácter eclesiástico. Entre los edificios de carácter institucional gubernamental encontramos la Casa de Gobierno, la Legislatura Provincial, los Tribunales Provinciales, etc. y entre los institucionales de cultura y recreación el Teatro San Martín, la Casa Histórica, el Casino Provincial, el Jockey Club de Tucumán, el Museo De Arte Sacro, el ex Cine Plaza, la Federación Económica de Tucumán, y viviendas de gran relevancia de personajes importantes de la política o comerciantes prósperos de principios de siglo XIX actualmente refuncionalizadas como la Casa Nougués, la Casa Rougés, la Casa Padilla, etc.

 

Los edificios mencionados son parte importante de la identidad de la provincia, teniendo en cuenta su simbolismo en algunos casos y su relevancia arquitectónica y magnitud en otros; pero fueron debidamente analizados en libros, revistas y documentaciones.

 

La investigación desarrollada por los integrantes del proyecto, enfoca particularmente el estudio tipológico, estilístico y ornamental de interior y fachada en una vivienda unifamiliar academicista, una casa tipo chorizo o del centro, con el frente adosado a la línea municipal, que se encuentra cercana al cordón urbanístico anteriormente mencionado.

 

Este mismo equipo de trabajo interdisciplinario, conduce una experimentación de producción de pieza ornamental faltante para esta vivienda cuya fachada fue parcialmente demolida. Esta pieza, un mascarón, fue realizada por alumnos integrantes de los talleres nocturnos de la Escuela de Bellas Artes y de Artes Decorativas e Industriales Maestro Atilio Terragni, turno nocturno, en la asignatura Modelado, a cargo de la Licenciada Claudia Albarracín, perteneciente al Curso Técnico de Cincelado y Repujado en Metales.

 

El objetivo del equipo fue establecer un puente entre la investigación, la didáctica y la producción con miras a una futura extensión al medio. Dejar abierta esta posibilidad para que los estudiantes puedan realizar este tipo de intervenciones de un modo más comprometido con el repertorio arquitectónico patrimonial de la sociedad se presentó como la idea disparadora del proyecto.

 

El abordaje se realiza desde la experiencia particular que cada uno de los investigadores tiene sobre el tema, directamente ligado a la disciplina a la que se aboca: la Escultura, la Arquitectura y el Diseño de interiores y equipamiento.

 

Se toman aportes de historia de la cultura y de los estilos ornamentales, para el enfoque apropiado de la problemática en el período sujeto a estudio que permita la correcta solución compositiva de las piezas arquitectónicas ornamentales. La arquitectura tiene en cuenta en el análisis las variables estilísticas, la visualización espacial de los aspectos contextuales a la problemática, como también las relaciones con la estática, acondicionamiento ambiental adecuado para la preservación de la pieza arquitectónica ornamental. De la geometría se toman los elementos necesarios para la representación de la misma, y la morfología aporta la mirada sobre su organización formal y semántica. La física contribuye con el conocimiento del comportamiento de los materiales relacionado con los pesos y las cargas, especialmente en piezas de gran tamaño. Desde la química, los distintos estados de la materia, coherencia, mutaciones relacionadas a los procesos químicos, etc.

 

La interdisciplinariedad en este tipo de investigaciones es absolutamente imprescindible, pues las diversas miradas cognitivas, permiten aportar aspectos complementarios.

 

Se propone, mediante un trabajo planificado a largo plazo y por sectores, un registro fotográfico, el análisis de la distribución de locales en planta y de tipologías e influencias de estilos arquitectónicos con el correspondiente estudio morfológico y semántico de ornamentos en las fachadas de estas construcciones.

 

Estas tareas son de gran importancia a la hora de dejar un registro claro de la situación del inmueble al momento del estudio, a efectos de promover una adecuada evaluación del mismo que permita su puesta en valor patrimonial en caso de que sus cualidades y calidades históricas y estilísticas ameriten tal reconocimiento, con el consiguiente compromiso de preservación y validación institucional del mismo como parte del paisaje urbano de nuestra ciudad.

 

Estas construcciones, que resisten el paso del tiempo en Tucumán desde época colonial o desde principios y mediados de siglo pasado, resultan un testimonio de vida de la sociedad de la época en la cual fueron realizadas.

 

Su localización en el contexto urbano se relaciona con aspectos políticos, económicos, sociales y culturales que se sucedieron en distintos momentos históricos en nuestra provincia.

 

La tipología que estudiamos tuvo una gran presencia en la ciudad en el período de crecimiento económico de nuestro país a comienzos del siglo pasado, momento histórico de inmigración europea con el consiguiente impacto en el perfil urbano de nuestras ciudades a manos de ingenieros, arquitectos y artesanos especializados.

 

Las propuestas arquitectónicas recibidas de otros países, esencialmente europeos, fueron por entonces, adaptadas en cada provincia, construyéndose así su exteriorismo particular.

 

En Tucumán, como en otras provincias del Noa, las distintas corrientes arquitectónicas que se sucedieron desde su fundación hasta nuestros días, nos han dejado un legado patrimonial que tiene que ver con distintas intervenciones históricas y culturales. El entramado complejo de raíces prehispánicas, las influencias del período virreinal, del período de la república progresista liberal y posteriormente tecnológico con el aporte de la revolución industrial, el Art Decó, el Eclecticismo de la época inmigratoria, el Monumentalismo Académico, etc. conformaron la identidad de nuestros espacios urbanos.

 

De esas épocas, Tucumán atesora, además de la arquitectura mencionada, esculturas de gran importancia histórica como : “La estatua de la libertad” situado en la Plaza Independencia, “El monumento a Juan Bautista Alberdi”, localizado en la plaza que lleva su nombre; ambos de la escultora tucumana Lola Mora; otras piezas ornamentales de importancia, relieves realizados en distintos materiales como metales, también por la escultora antes mencionada en la Casa Histórica: esculturas de cemento en exteriores, y de yeso y madera en interiores que por su relevancia histórica merecen ser preservados del deterioro producido por el paso del tiempo, la acción de los factores climáticos y agentes corrosivos.

 

 

El ornamento

 

En el sector a investigar, se localizan, un grupo de construcciones que muestran en sus fachadas un lenguaje formal universalizado en su ornamentación. El modo de componer la fachada, e incluso el mismo ornamento, provoca una lectura específica y singular que tiene que ver con la vida de una sociedad.

 

Así la ornamentación se constituye como un sistema de símbolos, un código o un lenguaje que es comprendido por la sociedad que lo vivencia e influye en la percepción, comprensión y valoración estética que a modo de significación se le otorga al hábitat.

 

Si nos remontamos a la historia, el hombre siempre sintió la necesidad de decorar los objetos de uso y el entorno en que vivió. Este deseo de crear se manifiesta en todas las épocas y civilizaciones. Lo que se fue modificando con el transcurso del tiempo fue el modo y estilo de los motivos ornamentales. Su gráfica nos permite profundizar en la civilización de un pueblo, el carácter y esencia del mismo, como también es una fehaciente lectura de la historia de los pueblos y las influencias de unas civilizaciones sobre otras. El ornamento puede ser comprendido también como elemento auxiliar de la arquitectura, creado o reinterpretado por el hombre a partir de la percepción inteligente del mundo que lo rodea. Expresa gustos, preferencias y valores estéticos de una cultura en un determinado momento histórico, le da carácter al entorno y define la personalidad de una ciudad.

 

El ornamento comunica, y por lo tanto merece atención. El desafío de la ornamentación es moverse hábilmente entre dos extremos. Orden y caos. Esta riqueza formal es para los estudiosos de la morfología, suficiente argumento para asignar al ornamento un valor estético.

 

 

Los estilos arquitectónicos.

 

Nos situamos en el momento histórico en el que se atraviesan los distintos estilos que confluyen en esa lectura compleja de variables morfológicas que damos en llamar eclecticismo, soporte formal de nuestro ejemplo de análisis en Tucumán.

 

El academicismo, surgido después de la arquitectura del ochenta, cuya modalidad es mucho mas refinada y racional que la arquitectura enérgica del período anterior, es llamado también estilo Beaux Arts y se aplica a los edificios de fines del Siglo XIX y principios de XX, que surge de la École de París primero, y luego de otras diseminadas por el mundo. Este movimiento tenía reglas muy claras y racionales, una de ellas era la simetría axial. Las consideraciones funcionales o constructivas y el problema estilístico eran secundarios al principio de la composición.

 

La doctrina académica dejaba la elección del estilo a la consideración y sensibilidad individual del arquitecto, por lo que la arquitectura académica es ecléctica, es decir que participaban diferentes estilos, cada uno con su propio repertorio formal, pero su eclecticismo estilístico es secundario a la racional abstracción de las reglas de la composición.

 

El mérito de la misma es haber realizado un sistema de reglas universalmente aceptadas, racionales, inobjetables, que además recibió una tradición francesa de diseño elegante y fino, el que al subordinar la función a las mismas produjo distribuciones inadecuadamente prácticas.

 

El problema de la arquitectura académica es, además, su falta de contenido estilístico, entendiéndose como estilo, la resultante del desarrollo de una idea esencial que gobernaba la función, integrando la visión plástica y espacial, para luego traducirlo a forma, como una idea unificadora. En el siglo pasado, en sus mejores obras, hay una calidad formal comparable a las de cualquier otro buen momento del siglo, pero asimismo otras resultan de un formalismo ilógico que tomaron a los ejemplos recargados y declamatorios, generando por oposición y negación los primeros movimientos modernos.

 

Entre muchos estilos que confluyen en el eclecticismo, y a modo de ejemplo, el estilo Art Nouveau que llega a la Argentina a fines del siglo XIX, se caracteriza por dejar atrás la disciplina de las academias planteando desde sus comienzos la problemática del diseño como una totalidad. Su peculiar ornamentación basada en la estilización de formas naturales, se expresa con gran libertad compositiva. A pesar de su vida efímera y dejando de lado su particular ornamentalismo, este estilo comienza un cambio profundo que no se puede ignorar, y se puede observar en el movimiento y transparencia de las fachadas, en la dinámica articulación de las plantas y en la espontánea energía de los detalles decorativos.

 

 

La tipología analizada: La “casa chorizo”.

 

La aparición de la casa chorizo fue consecuencia de la densificación de la población debida a las inmigraciones en el país. Surgió como una división a partir de la línea media de la casa pompeyana o clásica, que consistía en un gran patio central rodeado de columnas con galerías.

 

Figura 2- Fachada de la casa Terán, en 25 de Mayo al 600.

 

 

Figura 3- Detalle del cornisamiento de la casa Terán.

 

 

 

Figura 4- Planos catastrales de la casa Terán.

 

 

En esa nueva adaptación arquitectónica de partición o casa chorizo, existen dos versiones o subtipos principales: el urbano céntrico con la de fachada adosada a la línea municipal y el barrial y/o suburbano, tipo chalet, con jardín adelante.

 

 

 

Figura 5 -Fachada de la casa chalet const. para D. Valdéz de Terán, Italia casi 25 de Mayo

 

 

 

Figura 6- Planos originales en tela azul de la misma vivienda (1923).

 

 

 

 

Figura- 7 Puesta digital en 2 D. de la fachada estudiad, con pieza ornamental.

 

El ejemplo seleccionado fue en sus comienzos una construcción destinada a vivienda unifamiliar del primer tipo, con frente adosado a la línea municipal, de grandes dimensiones, aproximadamente 16 m de frente por 60 m de profundidad, propiedad de una familia inmigrante española. Con el correr del tiempo y a causa de necesidades económicas de la familia, una parte de la construcción, la que en fachada corresponde a la puerta izquierda, se vendió y se remodelaciones y ampliaciones como cocina y baño, generando en la planta de la propiedad restante una forma de martillo, que posteriormente sería nuevamente modificado. Luego de estas transformaciones, un pasillo central conducía a dos departamentos situados en hilera uno detrás de otro, quedando un patio lateral para el primero de ellos y un jardín de uso exclusivo del último habitante de dicha construcción, característicos de estas- construcciones en ristra (primer y segundo patio). Estos departamentos sirvieron de inquilinatos, hasta que aproximadamente en el año 1967, ambos fueron vendidos a una de las familias que alquilaban, quedando de esa manera como propiedad horizontal.

 

La misma, según dibujos catastrales, no tenía demasiada ornamentación en su fachada, con excepción de la parte superior central, donde estaba localizada la pieza considerada para estudio, que nos resultó interesante como ejercicio de investigación y aplicable a una experiencia didáctica para su realización.

 

El trabajo del equipo comienza con la evaluación del deterioro de la vivienda y particularmente de la pieza faltante en la fachada. Los rasgos del material adyacente a la misma, con la extracción de muestra y análisis del mismo, permiten realizar una primera valoración. Posteriormente se hace una mensuración representativa, toma de fotos, etc., cuyos datos se vuelcan en un informe o análisis que queda documentado. A fin de establecer la dominante estilística, se realiza la investigación histórica. .

 

Luego se fundamenta la hipótesis resultante de la investigación en la reposición de faltantes, realizando la pieza para montaje y reposición.

 

El montaje del trabajo es fotografiado, dibujado a escala en sistema digital, procediendo a la evaluación final y posterior exposición del resultado.

 

 

Lenguaje de Fachada.

 

El cornisamiento presenta molduras sencillas y lineales, realizadas en revoque símil piedra. Por debajo de este y entre molduras lineales horizontales se extiende una guarda en forma de volutas, 25 en total que atraviesan la fachada donde se observa una composición formal axial, con tres planos diferenciados levemente por un pequeño desplazamiento del plano central con respecto a la línea municipal hacia adelante y arriba y que enmarcan las 3 puertas que forman parte de su composición. Las molduras y revoque fueron realizados por albañiles y artesanos especializados, que con sus habilidades, pretendían imitar el color y la textura de la verdadera piedra París. Esta técnica para la ejecución de fachadas alcanzó una gran difusión caracterizando la arquitectura y el paisaje urbano de muchas ciudades argentinas.

 

Parte de la técnica del revoque consistía en la aplicación del material in situ sobre planos de fachada limitados por los supuestos cortes de la piedra. También se realizaban los diseños ornamentales con el mismo material, las cornisas y molduras lineales ejecutadas con la ayuda de plantillas corredizas sobre reglas, y componentes premoldeados.

 

Las volutas antes mencionadas constituyen un símbolo muy complejo utilizado desde el paleolítico y que aparece en el Egipto predinástico, Creta, Micenas, Mesopotamia, India, China, Japón, América precolombina, Europa, Escandinavia y gran Bretaña. Representa diversamente los poderes solares y lunares; el aire y el agua., es también un vórtice; la gran fuerza creativa. Por su naturaleza en expansión y contracción, como el ejemplo analizado que cambia de direcciones, puede representar la aurora y el ocaso del sol, el creciente y el menguante de la luna, y por analogía el crecimiento y la expansión; la continuidad.

 

El remate superior central, por encima del mascarón presenta una ligera triangulación en forma de hojas orgánicas poco diferenciadas. Por debajo se registran dos ramas de hojas de acanto en actitud descendente desde el centro y hacia los laterales. Las mismas simbolizan la vida, en los países mediterráneos; la inmortalidad: las puntas de la media luna; veneración a las Artes. En el cristianismo sus espinas representaban el dolor, el pecado y su castigo.

 

Estos dos ornamentos enmarcan al mascarón analizado, el que está incluido dentro de una figura geométrica: el círculo; forma pregnante y símbolo universal de perfección original, la redondez es sagrada por ser una forma natural; lo que se contiene a si mismo; lo infinito; la eternidad. La atemporalidad, sin principio ni fin, y la ausencia de espacio que no tiene arriba ni abajo. Por su forma circular y esférica representa la abolición del tiempo y del espacio y al mismo tiempo denota recurrencia. El círculo que envuelve al mascarón ofrece visualmente como cerramiento una prominencia de material de sección semicircular de aproximadamente 6 cm de diámetro, que manifiesta buñas de ritmo constante y forma ligeramente curva en la composición del mismo en movimiento centrífugo en el sentido de las agujas del reloj. La figura central es la representación de un rostro, con detalles caricaturescos que se emplea como elemento ornamental en la arquitectura. Esto queda evidenciado por las características de los detalles. La relación de los mismos no tiene que ver con los parámetros normales de los encontrados en un rostro humano, sino que están distorsionados o caricaturizados generalmente por la abertura desmedida de la boca, la modelación del cabello resuelto de manera uniforme entre otros aspectos.

 

 

Figura 8- Mascaron realizado en el taller de Modelado de la E. B. A. U.N.T.

 

 

 

Figura 9- Dibujo digital en 2 D. del mascarón realizado

 

La técnica escultórica empleada

 

La técnica escultórica implementada para este ornamento es el modelado en arcilla y vaciado en molde de yeso. El modelado es un procedimiento escultórico acumulativo que consiste en desarrollar la escultura mediante la adición del material. Se basa en la utilización de un material blando y maleable, en este caso arcilla que se va colocando artesanalmente hasta completar la pieza ornamental.. Una vez terminado el modelado, previo cuidado de que la arcilla no se seque, se procede a hacer el molde. El primer paso para realizar el vaciado es construir un molde de la pieza original, que de hecho, es una impresión en negativo de aquella (el positivo). Con este mismo molde se puede producir otro positivo, eligiendo un material de fácil separación de la escultura original y de los sucesivos vaciados, como por ejemplo el molde de caucho. En la técnica utilizada en la práctica de Taller se realizó un molde no utilizable de yeso, pues se realizaría un solo vaciado.

 

Terminada la pieza, se procedió a tomar fotos de la misma para incorporarla a la computadora, mediante el dibujo digital tanto de la fachada, sacada de planos de la Dirección de Catastro Municipal, como de la ornamentación, haciendo la puesta digital de ambas.

 

El trabajo final fue presentado en el taller con toda la documentación, a modo de exposición, para que fuera visitado por alumnos de otras carreras y cursos.

 

Esta experiencia pretende aportar una mirada distinta, que sumada a una intención formativa posibilite documentar, conocer, valorar y generar acciones para la preservación del patrimonio artístico de nuestro entorno urbano ante la demolición, intervención no profesional y deterioro de propiedades sin el debido estudio previo destinado a determinar su posible puesta en valor por lo que significa y aporta.

Dice José Antonio Marina: “vivimos entre significados que damos a la realidad”. Esta realidad, nuestro entorno, se define conceptualmente a través de patrones o esquemas que lo simplifican.

 

 

Referencias bibliográficas

 

Marina José Antonio. Teoría de la inteligencia creadora. Barcelona: Editorial Anagrama S.A. 1993.

 

w.w.w.arquitectura.com.ar/monografías-de-arquitectura/vivienda-familiar-en-buenos-aires.

 

COOPER D, J. Diccionario de Símbolos.  Thames & Hudson Ltd. Londres, 1978, 1998 para la edición castellana / Editorial Gustavo Gili, SL, Barcelona, 2000, 2004.

 

PLOWMAN John. Enciclopedia de Técnicas Escultóricas . Editorial la Isla /1995 Quarto Publishing.

.

 

 

Referencias biográficas

 

Nombre: María Graciela Torres de Pelli, arquitecta, Fac. de Arquitectura y Urbanismo de la U.N.T; Prof. Adjunta de Sistemas de Representación de la Carrera de Diseño de Int. y Equip. de la Fac. de Artes. Prof. de Laboratorio de Sist. Representativos de la E.B.A. U.N.T. y de Proyecciones y Perspectiva en los Talleres técnicos Escultor, Pintor y de Máquinas de la misma. Prof. en la Escuela de Luthería de la U.N.T.

Publicaciones: Entre sus publicaciones: “Los Museos en el tiempo aspectos morfológicos y de seguridad” (revista); ”Entrepisos: Sistemas Constructivos”(revista);“Arte para todos” (art. en rev. Anual del Instituto de Investigaciones Estéticas F A.U.N.T.; “Una nueva visión de los museos hacia la última generación” (art. en revista anual del I.I.E.F A.U.N.T); “Tipologías de vivienda patrimonial sobre recorrido turístico” (art. en libro Contiendas), “El Espacio Sugerido”(art. Actas I.N.E.A. 2005 E.B.A.U.N.T.)y otras.

 

Nombre: Claudia Albarracín. Lic. en Artes, especialidad: escultura; prof. Adjunta del taller de escultura de la Fac. de Artes y prof. de la Esc. de Bellas Artes y de A. Dec. E. Indust. Mº A. Terragni, en la Asignatura Modelado del Curso Cincelado y Repujado en Metales.

Publicaciones: “Arqueología de la cultura azucarera” “Infierno”(art. de enciclopedia La Cepa de E. Rosenzvaig); “Muros internos muros externos” ( stencil) ; “Un ejemplo de Mural escultórico, el esgrafiado”(cuadernos de entrecasa del Instituto de Investigaciones sobre Arte y Comunicación de la Fac. de Artes); “El esgrafiado, una técnica para la realización de murales”(art. en el libro Contiendas); “La visibilidad de los bienes culturales: un caso de rescate patrimonial. Mural escultórico de fachada en altura propiedad de la U.N.T. (art. en el libro Contiendas) y otras.

 

Nombre: Ana María Rodríguez Diseñadora de Interiores y Equipamiento, Facultad de Artes. Profesora adjunta en Lenguaje Visual I, Diseño de Interiores y Equipamiento; prof. Adjunta en Lenguaje Visual, Diseño Gráfico, U.N.S.T.A. Publicaciones: “Sensaciones: El Carácter del Color” (art. en Actas del 3er Congreso de Color. Fac. de Arq., Dis. Y Urbanismo de la U.B.A. y el Instituto del Color, Facultad de Arq., Urbanismo y Dis., Univ. Nac. De Córdoba); “El Espacio Sugerido” (art. en Actas I.N.E.A. 2005 E.B.A.U.N.T).; “La interacción social en el Asentamiento de Ex Vendedores Ambulantes en la Ex Terminal de ómnibus” Libro La ciudad en la ciudad – espacio urbano, arte e interacción; : “De la Iconografía al Diseño”( art. en el libro Contiendas del Instituto Binacional de Arte Contemporáneo y Espacio Público. Facultad de Artes U.N.T.) y otras